Comunicación---Asertividad
Personas comunicandose - Asertividad

¿Qué es la asertividad?

La palabra «asertividad» proviene etimológicamente del latín asserere o assertum, que significa «afirmar» o «defender». Y hace referencia al comportamiento mediante el cual somos capaces de autoafirmarnos y defender nuestras ideas, nuestros intereses, y emociones, al tiempo que reconocemos el derecho de los demás a sus propias emociones y opiniones.

La asertividad es un concepto muy ligado a la inteligencia emocional. Somos asertivos cuando nos comunicamos de forma efectiva, es decir, decimos exactamente aquello que queremos transmitir de forma firme, sin culpas o temores, pero a la vez siendo respetuosos y empáticos con los demás. Comunicamos lo que deseamos, sentimos, opinamos, respetando al interlocutor. También es una forma de reaccionar ante los conflictos o discusiones de forma sana, entendiendo nuestras necesidades y respetándolas sin herir o dañar a la persona con la que tenemos el conflicto.

Algunas características de las personas asertivas son las siguientes:

  • Defienden sus propios derechos respetando a los demás y mostrando empatía.
  • Tienen seguridad en sí mismos.
  • Validan las emociones de los demás.
  • Escuchan activamente.
  • Afrontan los conflictos de manera serena.
  • Son sinceros.
  • Son emocionalmente estables.
  • Su objetivo es el término medio y por eso, frente a un conflicto su finalidad es encontrar una solución adecuada para todas las partes.
  • Tienen relaciones interpersonales satisfactorias y fructíferas.

 

¿De qué manera te comunicas?

Somos seres sociales, pero en las interacciones sociales podemos exhibir diferentes estilos de comunicación, estos son los estilos pasivo, agresivo, pasivo agresivo o asertivo.

La Assertividad - Comunicación Pasiva

Estilo de comunicación pasivo

Las personas pasivas anteponen a sus propios los derechos e intereses personales de los demás. Tampoco son capaces de expresar adecuadamente lo que sienten o lo expresan de forma insegura y desde la culpabilidad.

Tienen dificultades para rechazar peticiones y en el caso de los adictos o de las personas vulnerables a convertirse en adictos, este factor es crucial.

Estas personas conceden mayor credibilidad a lo que piensan o sienten los demás y muchas veces se sienten arrastrados a situaciones que no son de su agrado.

Buscan aprobación por parte de los otros, anteponiendo los intereses de los demás a los propios

  • Suelen hablar con un volumen de voz bajo, vacilaciones, silencios y muletillas.
  • Evitan de la mirada y del contacto ocular.
  • Sienten nerviosismo.

Las emociones que se derivan de esta manera de comunicarse son:

  • Impotencia.
  • sentimientos de culpabilidad.
  • baja autoestima.
  • frustración.
  • ansiedad.

Estilo de comunicación agresivo:

Estas personas, pueden parecer seguras y directas a la hora de expresarse, pero lo hacen de manera inadecuada, enfrentando los conflictos como un ataque personal en el que solo se puede ganar o perder, por lo que no respetan los derechos y sentimientos de los demás.

Las emociones que se derivan de esta manera de comunicarse son:

  • Sentimiento de humillación.
  • Ira
  • Soberbia
  • Rencor

 

¿Qué relación existe entre la falta de asertividad y la adicción? 

Un factor determinante en el inicio del consumo de drogas y en las recaídas, es sin duda, la presión ejercida por el grupo de iguales. Especialmente, en las personas más vulnerables o inseguras, aquellas que necesitan sentirse parte de algo, esta presión puede jugar muy en su contra, llegando en muchos casos a tomar decisiones empujados por el temor a ser excluido de un grupo o a no ser aceptados por los demás. La falta de asertividad, unida a otros factores como la inseguridad, la falta de autoestima o la incapacidad de poder decir no, sin sentir culpabilidad o temor, es un factor clave para que pueda surgir una adicción o pueda darse una recaída.

Por eso, una persona que desea decir NO a las drogas debe reconocer sus derechos asertivos:

  1. Derecho a expresarse libremente
  2. Derecho a ser tratado con respeto.
  3. Derecho a tomar sus propias decisiones.
  4. Derecho a velar por sus necesidades.
  5. El derecho a cambiar.
  6. El derecho a equivocarse y el derecho a enmendar los errores cometidos.
  7. El derecho a disfrutar.
  8. El derecho a ser independiente.
  9. Derecho a decir “NO” sin sentirse por hacerlo culpable o egoísta.
  10. El derecho a decir libremente lo que quiere siendo consciente de también los demás tienen derecho a decir “NO”.

Por eso: sencillamente di No

Cuando una persona toma la decisión de no consumir, es fundamental que posea la habilidad para comunicar a los demás su voluntad y de imponer unos límites a las actuaciones de los demás si es necesario. Por eso es importante que sepa expresarse de manera directa, sin rodeos, desde el “yo”, y siendo breve y clara. También es importante la expresión no verbal, tener un lenguaje corporal asertivo (tono de voz firme y tranquilo, contacto ocular, distancia cercana al interlocutor). Decir no de forma amable y respetuosa, pero firme.

Porque debemos tener la opción de elegir por nosotros mismos aquello que no va a dañarnos, independientemente de lo que piensen o deseen los demás, sin sentirnos culpables o atemorizados por ello.

Y tenemos también derecho a elegir relaciones sanas con los demás, relaciones que nos impulsen a crecer y que nos hagan bien, no mal. Y por este mismo motivo, debemos ser capaces de reconocer cuando una persona o grupo de personas no son los ideales o más convenientes para nuestra felicidad.

La asertividad se aprende, basta con comenzar a practicarla, y es una herramienta fundamental en la prevención de las adicciones dentro de las practicas básicas de protegerse y no ir a lugares de consumo o tráfico de drogas, discotecas, bares o salones de juego dependiendo de la adicción que se tenga. La asertividad es un plus en la estrategia de defensa ante una recaída de valor incalculable.

Información Relacionada

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *