Ephylone (1)
Ephylone

Ephylone | Una droga que causa estragos

La efilona, también conocida como N-etilpentilona, bk-EBDP o ephylone, está proliferando en todo el mundo procedente de China y la India, y aún no se sabe que efectos tienen entre sus consumidores pero sí sobre su alta peligrosidad.

En los últimos tiempos surgen muchísimas sustancias nuevas para cubrir un mercado en auge de las drogas sintéticas en el mundo. Son las conocidas como NSP (Nuevas sustancias psicoactivas) su avance y variables avanza a tal velocidad que aún no se sabe que efectos pueden provocar en sus consumidores. El peligro real es el desconocimiento de su dosis y efectos secundarios. En muchas circunstancias los consumidores la adquieren creyendo que se trata de LSD o de MDMA y la consumen bajo los criterios de tolerabilidad de éstas siendo la ephylone totalmente diferente. Desconocer la cantidad que se consideraría una sobredosis o con qué otras sustancias puede ser reactiva puede llevar a un riesgo real de muerte.

Ephylone

Qué es y de dónde viene la Ephylone

La N-etilpentilona es una sustancia estimulante-entactógena, y pertenece al grupo de las catinonas sustituidas (el mismo de las “sales de baño” y la famosa droga “caníbal”). Éstas son derivadas de una sustancia natural, llamada catinona, que procede del qat (Catha edulis), una planta cuyas hojas se mascan tradicionalmente en Yemen, Etiopía, Somalia y otros países del Cuerno de África. No hay mucha información sobre la farmacología de la Ephylone, pero se cree que provoca sus efectos aumentando los niveles de dopamina, serotonina y norepinefrina en el cerebro.

Las catinonas sintéticas se sintetizaron por primera vez a finales de la década de 1920, sin embargo no se encontró un uso médico para ellas debido a sus efectos secundarios. En la década del 2000, tuvieron un repunte al empezar a venderse en tiendas y cómo “drogas legales”. Debido a su precio muy inferior al de la cocaína y la anfetaminas y sus efectos estimulantes fue popularizándose entre algunos estratos sociales. Se comercializó como falsas sales de baño para saltar la línea de la legalidad y se avisaba que no eran aptas para el consumo humano. La síntesis de la Ephylone en particular se describió por primera vez en una patente del año 1969 de Boehringer Ingelheim (Katovit, MDPV, etc), pero no se probaron sus propiedades farmacológicas y nunca se comercializó, pero fue recuperada por los químicos recreativos bastante tiempo después.

La aparición de efilona en el mercado de las drogas de diseño y recreativas se notificó por primera vez en el año 2016. Según la DEA, en el año 2017, la ephylone fue la catinona sintética más popular incautada. Al año siguiente, la organización Energy Control avisó del riesgo de el creciente uso de la ephylone como MDMA falso o adulterado. Tras darse casos en Nueva Zelanda, Reino Unido, Estados Unidos, Brasil, Alemania, Australia fue localizado en Mallorca en 2018. La bajada de abastecimiento de ketamina en el mercado también propició el aumento de esta nueva NSP.

El limbo legal y su adquisición

El Dr Fernando Caudevilla, médico especialista en drogas de síntesis, comenta que lo que ocurre con las nuevas sustancias psicoactivas es que se ilegalizan y en una semana cambian dos moléculas del compuesto y sale otra más rara aún y se vuelve a salir de la ilegalidad, es cómo jugar al gato y al ratón. Es un delito venderlas, pero al no estar fiscalizada como narcótico, por lo cual hay un limbo legal.

Conseguirlo no es difícil, se pueden conseguir fácilmente por Internet provenientes de China o India, como si se tratara de unas sales de baño pero a un precio mucho más elevado. Para los distribuidores tiene varias ventajas, una de ellas es que no hace falta entrar en contacto con una organización criminal que trafique con ellas. El distribuidor puede comprar grandes cantidades casi sin riesgo, al igual que un particular buscando en las páginas adecuadas.

Efectos del Ephylone en el consumidor

El efecto que provoca la ephylone se basa en lo que han contado sus consumidores. Se habla de un cosquilleo en el cuerpo y la sensación física de flotar. A nivel psicológico, una alteración de la conciencia sumado a una sensación estimulante de actividad. Sus efectos están a caballo del que puede provocar la cocaína combinada con MDMA o LSD. Sensación de euforia física con un estado de conciencia alterado.

Efectos físicos

Puede provocar a nivel corporal deshidratación, contracciones musculares, aumento del sudor, supresión del apetito, rechinar de dientes, mejora de la resistencia tal como otras drogas estimulantes.

Efectos psíquicos

A nivel cognitivo trabaja tanto con el aumento de la líbido, del enfoque, empatía, afecto y sociabilidad como ocurre con el MDMA, pero también provoca ansiedad, paranoia, inflación del ego, alucinaciones y distorsión del tiempo. A nivel visual, tiene algunos símiles con el ácido lisérgico como la posibilidad de tener alucinaciones en dosis altas, ver escenas que no están en la realidad y mala interpretación de la información periférica.

Después de una toma de ephylone y que sus efectos bajen, la conocida como resaca ocurre debido al agotamiento de los neurotransmisores tras la sobreestimulación. Esta “caída” se compone de ansiedad, fatiga cognitiva, depresión, irritabilidad, supresión de la motivación, desaceleración del pensamiento, desvelo, etc.

Peligros del Ephylone y sus interacciones

No conocemos sus efectos cómo el de la cocaína y la heroína que antes que drogas fueron fármacos. Las NSP son probadas en cerebros de ratones, o en tubos de ensayo y de ahí pasan a venderse en la calle, sin saber ni qué provoca en personas, siendo potencialmente más peligrosas que cualquier otra droga conocida. Lo peor además es que si se compra disfrazado de éxtasis se tiene en cuenta su peligrosidad y dosificación bajo los parámetros del MDMA cuando las dosis no tienen nada que ver. Una dosis tolerable de MDMA puede ser una dosis letal de ephylone.

Además, en los análisis realizados al bk-EBDP, se encuentran adulteraciones con opioides o fenetilaminas. Sus efectos son similares a los de la cocaína y la metanfetamina. En dosis elevadas puede provocar ataques cerebrales, fallos cardíacos o fallos orgánicos múltiples.

Otro de los peligros de la ephylone es su interacción con otras sustancias, siendo peligroso con el alcohol, alcanzando posibles problemas cardíacos combinado con MDMA, cocaína y otros estimulantes. Junto a tramadol, antidepresivos inhibidores selectivos de la serotonina o el triptófano 5-HTP su letalidad aumenta a unos niveles muy peligrosos pudiendo provocar un síndrome serotoninérgico.

El uso crónico de esta droga puede considerarse moderadamente adictivo. Puede provocar dependencia psicológica y su no consumo puede provocar efectos de abstinencia. Al mismo tiempo la tolerancia con su uso aumenta necesitando dosis más altas cada vez para alcanzar el mismo efecto.

En los últimos años se han registrado más de 150 muertes por el consumo de esta droga en particular, pero el panorama de las nuevas drogas de diseño varía a una velocidad de vértigo, habiendo nuevas amenazas cada día con sustancias no probadas o sin la suficiente información sobre sus efectos y composición y disfrazadas de otras drogas más aceptadas socialmente. Las NPS actualmente pueden equipararse a una ruleta rusa.

Artículos Relacionados :)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados como*

Change Pricing Plan

We recommend you check the details of Pricing Plans before changing. Click Here


Active

EURO1000Unlimited daysPackage99 regular & 5 featured listings



EURO150Unlimited daysPay Per Listing0 regular & 0 featured listings



EURO300Unlimited daysPackage200 regular & 50 featured listings